(Caracas, 07 de agosto, 2023. Redacción: Yoryi González).- El fútbol masculino se jugó por primera vez en el año de 1872, mientras que el balompié femenino rodó su balón hacia 1920, aproximadamente.

En la actualidad comparar ambas ramas es un poco osado y fuera de lugar, de momento el fútbol masculino tiene años luz de ventajas ante el femenino, pero lo importante en la siguiente nota es hacer notar el crecimiento de la disciplina femenil, su impacto y lo que le espera a futuro.

El fútbol femenino y su crecimiento en los últimos años

«El fútbol masculino se está jugando desde 1875, y el fútbol femenino estaba totalmente prohibido, las mujeres empiezan a tocar un balón y no profesionalmente desde 1920 por ahí, las ligas se empezaron a profesionalizar hacer poco, todavía hay ligas donde no son profesionales», comentó la directora de marketing de la agencia TMJ, Sonia López.

La primera copa mundial femenina se jugó en 1991 en China, Estados Unidos se alzó con los máximos honores, Noruega y Suecia completaron el podio.

Desde entonces el soccer para mujeres ha ganado su popularidad, con comentarios de seguidores y detractores. De acuerdo a López, la disciplina ha tenido un crecimiento exponencial desde 2017.

«La diferencia de lo que se puede ver de hace dos mundiales para acá es impresionante».

En este 2023 se esta disputando la novena edición de la Copa del Mundo Australia-Nueva Zelanda 2023. La competición se encuentra en los cuartos de final.

También puedes leer: ¿Cuánto gana Messi estando en el Inter? Periodista venezolana da detalles

Para López, el crecimiento del fútbol femenino pasa por el apoyo de las sociedades, de los países, los clubes y jugadores masculinos.

«Lo que hace falta es dejar criticar tanto, si hay diferencia, hay una brecha desde que se empezó a jugar fútbol masculino, explicar que se vive un proceso».

«Esas pequeñas cosas que no le cuestan nada a los equipos de marketing de las marcas, son cosas muy pequeñas que pueden marcar cosas muy gigantes», agregó.