19.3 C
Caracas
lunes, enero 30, 2023

Justicia italiana se detiene hasta el 22 de marzo por el coronavirus

ROMA.- El Consejo de ministros de Italia aprobó anoche un nuevo paquete de medidas para limitar la difusión del coronavirus, entre las que figuran la suspensión de la actividad judicial hasta el 22 de marzo y la contratación de cerca 20.000 médicos y trabajadores sanitarios.
Según el decreto aprobado durante la noche tras horas de reunión, se da potestad a la Protección Civil para solicitar materiales o requisar propiedades inmobiliarias (no solo hoteles, sino también hospitales) adecuados para alojar a personas en cuarentena en el segundo país con más muertos por el coronavirus, 197, después de China.
También introduce incentivos para la producción de mascarillas y otros materiales para la contención del virus, para la ampliación de las unidades de cuidados intensivos y la compra de 5.000 sistemas de ventilación asistida.
La suspensión judicial supone el aplazamiento de todas las vistas civiles, penales y administrativas consideradas menos urgentes hasta finales de mayo, lo que se acompaña de un parón inevitable de los términos de prescripción.
La única excepción son las audiencias para la validación de arrestos y detenciones, las demandas relacionadas con menores y todas aquellas situaciones en las que el aplazamiento podría poner en grave peligro la seguridad y los intereses de los sujetos involucrados.
En estos casos, explicó el ministro de Justicia, Alfonso Bonafede, se intentarán llevar a cabo vídeoconferencias.
Estas nuevas medidas se unen a las ya aplicadas, como el cierre de colegios hasta el 15 de marzo, aunque se está estudiando que éste se prolongue hasta el 3 de abril.
Los fallecidos en Italia con coronavirus han ascendido a 197 y las personas contagiadas actualmente son ya 3.916, según los últimos datos de la Protección Civil.
De los contagiados, 2.394 se encuentran hospitalizados con síntomas de diversa entidad, 462 reciben cuidados intensivos y 1.060 se recuperan en cuarentena en sus propios domicilios.
En todo el país se han suspendido todos los eventos que conlleven la congregación de personas y los partidos de la Serie de fútbol se jugarán a puerta cerrada.
Mientras, el primer ministro, Giuseppe Conte, está evaluando la posibilidad de extender la llamada «zona roja», que actualmente comprende diez municipios de Lombardía y uno de Véneto considerados el foco del brote en el país, para incluir un área de la provincia de Bérgamo, donde los casos se han multiplicado.
EFE

Publicidad
Publicidad

Exclusivas

Relacionados

Publicidad