#KiaraYLazo|| Emilio Lovera: «Fui victima del bullying durante mucho tiempo y me refugié en el humor»

(Caracas, 27 abril, 2021. Redacción: Daniela Brito).- En la sección «Interpretaciones que marcan» Emilio Lovera, humorista venezolano conversó acerca de los momentos de su carrera que han marcado su vida.

«Yo oía la radio o escuchaba el televisor y yo sentía que podía reproducir esa voz igualmente y cuando lo intenté me di cuenta que si podía» comentó.

Emilio Lovera aseguró que sus chistes fueron un método de defensa personal, «Lo de inventar chistes fue producto del bullying, fui victima del bullying durante mucho tiempo y me refugie en el humor”.

El humorista recordó que «respondía al bullying con la ironía y el humor y descubrí que así me dejaban de molestar».

«Me quedó el gusto por el humor y empecé a inventar cosas más efectivas y menos hirientes» dijo Lovera.

SU SALTO A LA FAMA

«Comencé con mi grupo de amigos de la universidad, hicimos una revista y luego llegamos al director de La Rochela» aseguró Emilio.

“A mi RCTV me dio una oportunidad que no fue gratuita realmente, ellos vieron algo en mí pero tengo que agradecer” recordó Emilio Lovera.

Además, el humorista comentó que “Yo le tengo que agradecer a RCTV que me hayan puesto en el grupo de rocheleros”.

También comentó que «de los comediantes probablemente llegué a ser en algún momento el mejor pagado del canal».

«Yo recuerdo una vez que me subieron el sueldo y una persona de administración me dijo que era de los mejores» dijo Lovera.

«Hacer humor es natural, pero hay que pulirlo, eso me lo enseñaron los compañeros de la Rochela» comentó el humorista.

Aunque aseguró que muchos de sus compañeros eran muy serios y otros bastante desordenados, Lovera afirmó que «Dentro de nuestro desorden teníamos un orden».

Emilio Lovera aseguró que «muchos de los humoristas nuevos no tienen la surte que tuve yo de tener una escuela de humoristas amigos».

También recordó que «nosotros cumplíamos con el libreto, pero nos dimos cuenta que podíamos dar risa improvisando».

«Los libretistas al principio no entendían, luego se dieron cuenta que nosotros no nos estábamos saliendo de la línea» recordó.

«En aquella época los personajes pegaban tanto que la gente pensaba que no podíamos hacer algo mejor y siempre lográbamos un personaje mejor y también pegaba» concluyó.