19.3 C
Caracas
viernes, enero 27, 2023

¿Cómo afecta la subida del dólar a los ciudadanos?

(Valencia, 30 de noviembre de 2022. Redacción: Karina Herrera) Cuando nos estamos acercando al final del presente año, podemos afirmar que el desempeño de la economía durante el 2022 se puede describir en dos segmentos: el primero, desde principios de año hasta finales de mayo y el otro, desde junio hasta la presente fecha, señaló el economista Jonathan Aldana.

Durante el primer periodo se pudo notar una situación de control por parte del gobierno del tipo de cambio, al cual logró posicionar alrededor de los 4,5 bolívares por dólar, paridad que se obtuvo desde finales del año 2021, cuando hubo el cese del periodo de hiperinflación que azotó al país con dígitos superiores a las tres cifras.

También te puede interesar: FedeIndustria Carabobo reporta recuperación de un 15% en Pymis durante el 2022

Es así, como entonces se inicia lo que se denominó por parte de numerosas fuentes y analistas, un rebote de la economía que significó la aparición de muy modestos niveles de crecimiento de la actividad económica, estimados en el orden promedio del cinco por ciento.

El expresidente de Fedecámaras Carabobo, indicó que se inicia el año 2022 con algunas expectativas económicas positivas, producto de análisis de perspectivas que indicaban o ratificaban un crecimiento económico apreciable durante el resto del año.

Sin embargo, el economista aseguró que al no aplicarse un programa verdaderamente alineado a lo que dicta una sana política económica, que implica estimular los sectores productivos que agregan valor a los procesos de fabricación y transformación, contribuyendo este proceso a un verdadero incremento del producto interno bruto, en su lugar la decisión fue, estimular la generación de oportunidades en algunos sectores como el comercio, salud, servicios profesionales, etc.

Aldana, manifiesta que lo antes señalado, sin dejar de ser muy importante en la vida económica del país, no generan ese valor agregado ya mencionado, pues su desempeño en general se caracteriza por la comercialización de productos importados, que aportaron incremento del Producto Interno Bruto (PIB) en sus lugares de origen y que internamente solo estimulan modestamente una cierta actividad comercial, que no debe confundirse con crecimiento económico.

Lo anterior, unido a una marcada facilitación para la importación de bienes y servicios, han producido condiciones de deterioro en la manufactura y producción nacional, que ha traído como consecuencia, junto al aumento de liquidez generado por el gobierno al incrementar el gasto público, que la tasa de inflación venga creciendo a un ritmo mayor al que crece la tasa de cambio, relación que trae como resultado una disminución cada vez más notoria de la capacidad de compra en dólares, lo que se ha venido calificando erróneamente como inflación en dólares.

El economista indicó que producto de lo antes descrito hoy en día, estamos viviendo la etapa que se inició a partir de junio de este año, con una inflación mensual que ya alcanza los dos dígitos y que se proyecta en un 150% para final de año y un tipo de cambio cuya tasa aumenta a pesar de los esfuerzos del BCV, de mantener lo más estable posible, al inyectar ingentes cantidades de dólares baratos al sector bancario.

«Estos costosísimos intentos han fracasado al punto de que proyecciones tempranas que estimaban un tipo de cambio de 10 dólares por bolívar para fin de año, hoy lo estiman entre 15 y 16; todo ello porque lamentablemente, el carabobeño, así como el venezolano en general, ha perdido la confianza en la moneda nacional, aspecto que se refleja en la constante devaluación de esta, que ha hecho perder el valor del salario en aproximadamente un 60 %, a la presente fecha» aseguró el expresidente de Fedecámaras Carabobo.

En conclusión, el mal manejo de la política económica, que ha llevado a la desatención de los sectores económicos creadores y aportadores de valor y empleo en el país, está afectando de manera negativa a la gran mayoría de la población, quienes no gozan de los alcances y privilegios que solo tiene una parte de esta y que se estima solo representan un 10 % del total de los venezolanos.

Lo anterior refleja dos aspectos por demás negativos, incremento de la pobreza y una mayor desigualdad en los ingresos y condiciones de vida de nuestros conciudadanos, que nos llevan a afirmar que estamos ante una difícil realidad, que solo nos dirigen a escenarios de mayor inflación, desempleo y pérdida del poder adquisitivo del salario.

CNP: 22.552

Publicidad
Publicidad

Exclusivas

Relacionados

Publicidad