18.7 C
Caracas
miércoles, febrero 28, 2024

Lo valioso de ver jugar a Ronald Acuña en Venezuela

(Caracas, 01 de diciembre de 2023. Redacción: Aitor López).- Para cualquier fanático del deporte, indistintamente del equipo que sea, el Jugador Más Valioso, Ronald Acuña Jr., se convirtió un orgullo para Venezuela. Verlo jugar en la tierra que lo vio nacer es un privilegio lleno de valor que cualquier venezolano en la actualidad puede disfrutar.

El joven de 25 años fue novato del año en la Liga Nacional en el 2018 y cinco años después ganó el “Most valuable player” con el mismo equipo que le permitió debutar en las ligas mayores: Los Bravos de Atlanta.

Logró un récord que nadie había podido conseguir: 41 home runs y 73 bases robadas. Esto le permitió ser el único jugador en toda la historia que ostenta un 40-70 en las grandes ligas. Anotó 149 carreras e impulsó 106, promediando un increíble .337. Esto que significa que cada vez que se paraba en el home, bateaba un poco más de una vez por cada tres apariciones).

Estos números le dieron como fruto un “MVP” de la Liga Nacional, el tercero para un venezolano. Miguel Cabrera fue el primero en conseguirlo y luego José Altuve. Este es el premio más valioso en el mundo del béisbol. Poniéndolo bajo otro contexto, es como ganar el Balón de Oro en el fútbol.

El oriundo de La Sabana se permitió jugar en la Liga Venezolana de Béisbol Profesional con el equipo de sus amores: Tiburones de La Guaira. Cada vez que Acuña toma turno al bate, todos los presentes del estadio pueden sentir la emoción de ver al mejor jugador de pelota del 2023. Solo siendo igualado por Shohei Othani.

Muchos fanáticos pueden decir que carece de “humildad”, sin embargo, la definición del término es el conocimiento de las propias limitaciones y obrar de acuerdo a este saber. Para Ronald Acuña Jr. en este momento no existen limitaciones. Con solo seis temporadas en las mayores, el venezolano cuenta con un promedio de por vida de .292, 767 hits y 161 vuela cercas.

Ir al estadio a verlo, sin importar el equipo al que un fanático pueda sentir aflicción, es un acto de amor al deporte y al propio empirismo personal por permitirse vivir la experiencia de presenciar al mejor jugador del año haciendo lo que mejor sabe hacer: jugar a la pelota.

En el juego de Leones vs. Tiburones el 28 de noviembre, Ronald Acuña dio un espectáculo que quedará en el recuerdo de muchos fanáticos. Sobre todo, en el de Samuel Pérez, lanzador del Caracas que le ponchó en la baja del octavo logrando el primer out de esa entrada.

Un home run, una base robada, un sencillo, un doble, tres carreras impulsadas, tres anotadas para irse de 5-3 en un juego que ganó La Guaira después de varias jornadas sin poder vencer al equipo capitalino hicieron que el precio de cualquier entrada valiera la pena. No solo para el fanático de la escuadra que no ha podido ganar un campeonato en 37 años, sino para todo el amante del béisbol.

En pocas palabras, es como si Messi o Jordan vinieran a jugar a Venezuela. Verlo, es un deber para cualquiera que se crea un amante del deporte, porque apreciar al jugador más valioso, Ronald Acuña Jr., no tiene precio.

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Recientes

Relacionados

Publicidad